Viaje a Italia: Jeep Challenge, Bérgamo, Verona, Ferrari y Milán

Resumen del viaje a Italia a donde fui para participar en el Jeep Challenge en el circuito de Balocco. Después pasé unos días en Bérgamo, Verona, Maranello y Milán. Muchas fotos y qué visitar en cada ciudad. Ah, que no se me olvide, y además del Jeep Wrangler también conduje un Ferrari California.

Hace ya unas semanas tuve la oportunidad de ser invitado a través de Motorclan al Jeep Challenge en el circuito de Balocco, al norte de Italia. Se trataba de conocer más a fondo el Jeep Wrangler Arctic, una edición limitada de la que solo se venderán 90 unidades en España. El secretismo en el circuito es absoluto con mucha seguridad y policía ya que allí se prueban todos lo nuevos modelos y prototipos del Grupo Fiat. Esto incluye Ferraris, Maseratis y también modelos más “normales” de calle. Pudimos ver un 599XX especial de pruebas y un Maserati que no reconocí, además del nuevo Fiat Dobló.

Allí probé un Jeep Wrangler Rubicon en el circuito off road que hay en el complejo. Balocco tiene muchos circuitos para todo tipo de pruebas: uno oval de 7,65 kilómetros, varios interiores que simulas incluso curvas de circuitos de F1, el off road,… Allí subimos cuestas con el 60% de desnivel frontal y el 30% lateral, vadeamos un río, pasamos por zanjas,… En el vídeo podéis ver un resumen con los mejores momentos. Fue una gran experiencia.

Bérgamo

Ya que estaba en Italia, para aprovechar el viaje, nos quedamos 3 días más para disfrutar un poco más del norte del país. En Milán alquilamos un coche y fuimos hasta Bérgamo. La ciudad se construyó en tiempo de los romanos y destruida por Atila en el siglo V. En la oficina de información nos prepararon sobre la marcha una pequeña ruta ya que solo teníamos medio día para visitar esta ciudad. Fue una gran coincidencia que en el parque había una mini feria de una Asociación turística de la región donde preparaban polenta tradicional y la regalaban. Estaba riquísima. Se puede preparar de diferentes formas, normalmente con harina de maíz y en este caso llevaba queso fundido; simplemente deliciosa. Con el coche subimos hasta la colina, donde está la muralla y la ciudad alta, Bérgamo Alta, que conserva gran parte de su estilo medieval. Otra opción es acceder disfrutando de un paseo e funicular. Las vistas son increíbles ya que lo rodea una gran llanura. Se puede ver el aeropuerto a lo lejos con muchos aviones despegando (ya sabéis que soy un friki de los aviones). Por cierto, la subida desde la ciudad nueva hasta la antigua con muchos árboles a los lados y casas tradicionales es una imagen típica de película italiana.

De allí nos dirigimos a Verona, aunque por el camino hicimos una parada en el Lago di Garda. Es enorme y a media tarde muy tranquilo con un caminito para pasear todo alrededor. Allí es dónde hice la foto que tengo actualmente de fondo en Facebook. No estuvimos mucho tiempo porque se veía la lluvia al fondo.

Verona

Iglesia en VeronaNo quiero adelantarme al resumen, pero es una ciudad preciosa. La entrada en la ciudad entre edificios antiguos, la muralla… Además el hotel Romeo & Julieta está justo detrás del Coliseo/Teatro por lo que tuvimos que entrar con el coche hasta el centro. Como ya era por la tarde/noche, solo nos dio tiempo a visitar la plaza alrededor de este Circo que, como no, también tenía una feria con comida tradicional de países de toda Europa. Por haber, había hasta Paella “Española”. Aunque daban ganas de probar muchas cosas, nos estábamos reservando para ir a la que nos había dicho era la mejor pizzería de Verona, y debía serlo porque tuvimos que esperar media hora de cola hasta poder entrar. La verdad es que estaba muy buena, pero nos quedamos con las ganas de pedir la pizza cuadrada de 40 cm. que es lo que parecía que pedían todos los lugareños. Un paseo nocturno de vuelta por las calles principales y con el Coliseo iluminado fue el perfecto punto y final para un largo día.

Plaza en VeronaAl día siguiente nos pasamos toda la mañana paseando por Verona. Entramos dentro del Coliseo, que es un poco decepcionante ya que por dentro está modernizado con tribunas de metal y un escenario bastante feo (no vale la pena mucho visitarlo). Seguimos el camino por varias calles y plazas hasta la casa de Julieta, donde había muchísima gente. Candados de enamorados, firmas a tropel y la estatua donde todo el mundo se hacía la foto tocando el pecho a Julieta (no conocía yo esa tradición). Sin duda la ciudad que más me gustó de Italia.

Más fotos de Verona al final del artículo.

Maranello

Ferrari 458 Italia - Museo Ferrari MaranelloA media tarde pusimos rumbo a Maranello. Ya que estábamos tan cerca de la casa de Ferrari, era obligatorio hacer una parada. Allí visitamos el museo oficial, que la verdad, no es tan grande como parece aunque dentro sí que tiene casi todos lo modelos míticos de la marca italiana. Además del Ferrari 599 GTB o el Ferrari Enzo y el Ferrari F40 también hay réplicas del Fórmula 1 de Nigel Mansel o el 512M. Tuvimos la suerte de poder asistir también por casualidad a la presentación de uno de los equipos que participaría en GT2. En Motorclan estamos montando el vídeo con todo el resumen, pronto lo podremos compartir.

Ferrari 512M - Museo Ferrari MaranelloLo mejor vino después y es que alquilé un Ferrari California para conducirlo por las carreteras que rodeaban Maranello. 460 caballos, 7 marchas, cambio semiautomático con levas, velocidad máxima de 310 km/h. Una pasada!!! Las sensaciones al volante son impresionantes. A pesar de la velocidad se siente siempre un control total, con un perfecto reparto de pesos y balanceo en las curvas. El cambio óptimo de marcha está en las 7.000 rpm, punto en el que el motor suena como si cantaran los ángeles. Lo mejor es que subes de marcha y en unas milésimas el motor está otra vez tirando a tope, parece que no tiene fin. Solo lo pude poner a 150km/hora en un adelantamiento, pero será algo que no se me olvide nunca. De 50km/hora a 150km/hora en unos segundo y solo cambiando una marcha. Después de esta experiencia tomé una decisión importante en mi vida: quiero comprarme un superdeportivo!!! Así que a empezar a jugar a la lotería.

Milán

Catedral de Milán Il DuomoDespués de conducir un Ferrari California, el camino de vuelta rumbo a Milán en un Alfa Romeo Giulietta era… muy aburrido cuanto menos. Como todavía era pronto, tras una parada en el hotel, nos dirigimos a cenar a un restaruante recomendado, la “Trattoria Rosso di Brera”: malísima, muy cara y los camareros muy desagradables. A pesar de este contratiempo, decidimos dar otro paseo nocturno y ver Milán iluminado de noche. La verdad es que había muy poca gente por la calle, pero la ciudad es muy bonita para dar una vuelta, sobre todo con una temperatura suave. Llegamos a la plaza de Il Duomo, también vacía, donde pudimos contemplar la Catedral más grande de Europa perfectamente iluminada. Así terminamos el día.

Galería Vittorio Emmanuel II en MilánTras un desayuno titánico para tener fuerzas y aprovechar el día, nos dirigimos de nuevo a Il Duomo para acceder y visitarla por dentro. La verdad es que fue casi lo único que vimos de Milán porque había tanto que visitar dentro que nos pasamos casi 4 horas dando vueltas. Recomiendo alquilar la audioguía para tener toda la explicación e información. La cripta es espectacular, por destacar algo, ya que bien se valdría un post entero. Tras visitar a fondo su interior, subimos hasta la terraza desde donde se puede ver gran parte de Milán. La ornamentación en la zona superior es espectacular y no se aprecia su belleza desde abajo. Múltiples columnas, arcos, gárgolas,… te trasladas al siglo XV, que fue cuando se terminó de construir.

Como ya no quedaba mucho tiempo, dimos un rápido paseo por la Galería Vittorio Emanuelle II y el cuadrado de la moda, la zona más lujosa con todas las tiendas más caras de Milán. Qué decir, pues que está bien mirarlo desde fuera, pero más interesante sería entrar y poder ir de compras por allí. Nuestro periplo en tierras Italianas llegaba a su fin, así que cogimos el tren que nos llevó del centro de la ciudad hasta el Aeropuerto Milán Malpenza y de allí vuelta a España.

La comida

Espectacular. Sin más. La pasta en Italia sabe diferente, es auténtica pasta. Además de ser buena, los rellenos son auténticos: se ve la carne y se aprecia el sabor y la textura. Aquí parece que todos los rellenos son pasta de carne o de “algo”. Creo que ahí está la diferencia. El risotto allí también riquísimo, siempre es su punto y con sabores y texturas muy cremosas. Lo comí 2 veces y las dos estaba espectacular. Lo que me decepcionó un poco fue la pizza, no porque estuviese mal, que de hecho me gustaron las dos que comí, una de masa fina y otra gruesa, pero parece que me esperaba algo más. No sé decir qué más, pero algo especial. De todas maneras, muy rico todo.

El viaje

La experiencia la recordaré siempre como la del primer Ferrari que conduje, aunque estuvo muy bien desconectar unos días del trabajo. Fue divertido participar en el Jeep Challenge y probar al límite otra vez un todoterreno. Verona también me quedará en la memoria mucho tiempo, así como Il Duomo. Y la comida italiana también. Por último solo decir que QUIERO UN FERRARI!!!

Museo Arqueológico en Verona Castillo y puente Castelvecchio en Verona Balcón de Julieta en Verona Fuente en Verona Interior catedral Milán Alfonso Eguino - Museo Ferrari Mararello Presentación Ferrari GT2 en Maranello Torre en Verona