Análisis del Fórmula 1 2010 [PC]

Los aficionados a la Fórmula 1 llevábamos mucho tiempo esperando este juego. En 2003 se editó por última vez una versión de esta franquicia. Los más freakys teníamos instalado el F1 Challenge ’99-’02 y lo actualizábamos año a año con plugins no oficiales que pululaban por Internet. Otros podían jugar a la versión PS2 en las versiones hasta 2006, con circuitos y coches completamente distintos a los actuales. Ahora ha llegado el momento de resarcirnos.

Portada Fórmula 1 2010Los aficionados a la Fórmula 1 llevábamos mucho tiempo esperando este juego. En 2003 se editó por última vez una versión de esta franquicia. Los más freakys teníamos instalado el F1 Challenge ’99-’02 y lo actualizábamos año a año con plugins no oficiales que pululaban por Internet. Otros podían jugar a la versión PS2 en las versiones hasta 2006, con circuitos y coches completamente distintos a los actuales. Ahora ha llegado el momento de resarcirnos.

Se llama Formula 1 2010 aunque si le llaman 2011 valdría perfectamente. Digo esto porque se ha publicado con casi medio año de retraso cuando apenas faltaban 5 carreras para que termine el mundial. ¿Os imagináis que un FIFA o un PRO se pusieran a la venta en Marzo cuando la liga está medio acabada? Pero bueno, tras jugar con él, ahora toca analizarlo más en profundidad.

Gráficos

Excelentes. El nivel de detalle que se ha alcanzado en los coches y los circuitos es excelente: formas, publicidad, sombras,… Cuando vas subido al coche, realmente se ve igual que por la tele. De hecho, hace unos meses Cajastur ofrecía la posibilidad de probar un simulador real de Formula 1 y, aunque con las 3 pantallas, el asiento con movimiento y el sonido la sensación era espectacular, a nivel gráfico este juego lo supera con creces (si se tiene una buena tarjeta gráfica, claro está).

Se llega ya al límite en las carreras en lluvia. Es impresionante el nivel de detalle que se tiene, cómo cae la lluvia, como se desliza el agua por nuestro casco y cómo la levantan los coches que van delante haciendo muy difícil la visión. El nivel de realismo es altísimo y la sensación es genial. Como una imagen vale más que mil palabras y un vídeo todavía más, se puede comprobar este efecto claramente a partir del minuto 1:00 de reproducción.

Destaca también el nivel de realidad de los accidentes, con piezas rotas, especialmente los alerones delanteros que se “caen” con facilidad (sobre todo cuando vamos apartando coches en vez de adelantarlos legalmente). Esto se ve correctamente cuando hay un accidente pequeño, cuando se forman montoneras y se ve la repetición, se observa que los coches se superponen unos encima de otros sin sentido. Más adelante se habla más en detalle de los fallos del juego.

Jugabilidad

Aunque no sea el aspecto más importante a valorar dentro de este apartado, es un poco desesperante el tiempo que se tarda en poder “jugar”. Me explico: desde que entras en el juego y hace la carga inicial con vídeos que te puedes saltar, te tienes que loguear en la cuenta de Microsoft Live, te recuerda que tiene función autoguardado y después tienes que esperar otra carga más en la que te salen consejos bastante estúpidos. Finalmente, y tras 2-3 minutos de espera, ya entras en el menú para poder jugar. En general, yo lo que quiero es JUGAR, por lo que esta inicialización es muy engorrosa y lenta. Cuando llegas a la carrera ya han pasado 5 minutos o más y a veces hasta se te han quitado las ganas.

Las opciones son las de siempre menos una: carrera simple, cronometraje y trayectoria. Supongo que por falta de tiempo, se han cargado el apartado de “logros” que siempre era uno de los más interesantes y más te ponía a prueba. (tramos de circuito en un tiempo de terminado, varias vueltas rápidas, etc.).

Otra cosa que llama la atención en el modo trayectoria es que en las primeras carreras no puedes elegir la estrategia de paradas ni los neumáticos. Eso te lo van explicando en las siguientes carreras, como si por ser tu primera partida no fueses capaz de entender este “complejo” sistema. Bastante mal esto de que nos llamen tontos a la cara.

Dificultad

Este es sin duda para mi uno de los peores apartados del juego: es demasiado sencillo y el grado de dificultad no es real. No puede ser que en modo trayectoria, yo con un HRT pueda quedar 6º en la primera carrera que corro, porque aseguro que no soy tan bueno.

En general, subir el nivel de dificultad afecta un poco a las ayudas a la hora de la conducción y hace que los demás coches sean un poco más rápidos, pero poco. Vamos, que mayor dificultad se traduce directamente en el aumento de trompos ya que cualquier acción te hace derrapar: tocar un piano, frenar muy fuerte, acelerar rápido en velocidades cortas,… Adelantándome un poco al siguiente apartado, esto no es nada real.

En todos los niveles es bastante fácil adelantar. Los demás coches no suelen cubrir nunca el exterior y frenan bastante pronto, por lo que es fácil adelantarles en curvas cerradas de baja velocidad por dentro.

Realismo

Formula 1 2010 - Force India en BahreinYa comente anteriormente que los accidentes son bastante reales y el efecto lluvia es espectacular. Las penalizaciones también: te avisan cuando te saltas una curva o coges un atajo, cuando adelantas ilegalmente, si vas demasiado rápido en el pit lane,… Algunas de estas acciones llevan sanción inmediata (drive through, segundos al final de la carrera,…) y otras se acumulan. En general este apartado es muy correcto.

Otra de las cosas que no me convence es cómo se comportan los otros coches. Hay veces que sus movimientos y trazadas no parecen del todo real, sobre todo cuando hacen “eses” muy extrañas que no se suelen ver en una carrera real.

Bugs

Otro de los puntos débiles de este juego es el gran número de fallos que tiene. Buscando información por Internet he encontrado muchas páginas donde los usuarios se quejan por esta razón, ya que son muchos y bastante importantes. Se dice que se está trabajando en un patch que corrija algunas cosas, pero está por demostrar.

Un fallo, que es una ventaja para el usuario, es que cuando los coches van a entrar en el pit lane, cuando empiezan a frenar, se pueden traspasar. De esta forma si apuras al máximo la frenada para que no te sancionen por exceso de velocidad, puedes ganar unos segundos y puestos practicando esto. Otro es que nunca salen los tiempos del tercer sector en las vueltas. En esta página se puede ver una larga lista de bugs en el Formula 1 2010.

A continuación un vídeo con uno de los ejemplos de bug cuando los coches se vuelven locos:

Conclusión

En mi opinión creo que es un juego bueno que traslada correctamente la realidad de las carreras a nuestra pantalla. En general la sensación que tienes cuando juegas es muy agradable y te hace creer que de verdad estás en una carrera. El alto nivel de sus gráficos ayuda mucho.

Es una pena ese relevante número de pequeños errores en el juego, así como su fecha de salida, que aunque por un lado ha hecho que la expectación aumentase, por otro ha hecho que nos cansemos un poco más aun cuando el resultado no es perfecto.

Tropico 3

La verdad es que hacía bastantes meses que no tenía tiempo para jugar con el ordenador. Muy atrás dejé la época del Counter Strike, los RPG’s y los juegos de auténtica estrategia. A pesar de tener mucho trabajo estos días de fiesta, he decidido sacar un rato libre para probar Tropico 3.

La verdad es que hacía bastantes meses que no tenía tiempo para jugar con el ordenador. Muy atrás dejé la época del Counter Strike, los RPG’s y los juegos de auténtica estrategia. A pesar de tener mucho trabajo estos días de fiesta, he decidido sacar un rato libre para probar Tropico 3.

La idea del juego es controlar a un dictador de una isla tropical y regir su destino. Según el nivel se deberán cumplir una serie de objetivos: seguir en el poder, tener turistas, exportar petroleo,… Como todo buen dictador (o no) deberás cuidar de tu gente, construir casas, granjas, edificios para el ocio como cines y cabarets, preocuparte por la reputación de la isla para hacer que los turistas vengan a visitarte, construir diferentes tipos de infraestructuras (universidades, hospitales, hoteles, aeropuertos,…) y muchas más cosas. Una cosa graciosa es que, a parte del dinero que generan las exportaciones, tendrás siempre una cuenta bancaria en Suiza a la que podrás desviar fondos del gobierno para poder disfrutar de una lujoso retiro.

El interfaz para interactuar con las múltiples opciones del juego es muy sencillo y completo. La forma de utilizar y mover la cámara es muy fluida. Los menús son muy intuitivos y hacen que te adaptes fácilmente al juego. Además siempre te dan opciones de ayuda que aclaran dudas básicas cuando comienzas el juego.

La política exterior es un punto importante y deberás cuidar las relaciones con USA y la URSS ya que, según vuestro grado de afinidad, te ayudarán con fondos económicos o pueden llegar incluso a invadirte si creen que eres un peligro para ellos. ¡Y no menos importante es la política interior! Se deberá crear un pequeño ejército que te proteja de los rebeldes que te atacan si el pueblo no está contento, pero no debe ser muy grande o los lugareños perderán libertades, lo que hará que no sean tan felices. En general se trata de buscar siempre un término medio entre las diferentes duplas del juego (industria vs. polución, ejercito vs. libertad, turismo vs. crimen, capitalismo vs. comunismo).

Una de las opciones que más me gustan del juego es la posibilidad de personalizar tu avatar de presidente. Pero no me refiero a la imagen exterior, que también, si no a las aptitudes o capacidades. De esta forma podrás elegir si eres capitalista, comunista, un hombre de pueblo, un empresario, un mujeriego… y así entre otras muchas cualidades. El problema es que esto solo influye a la hora de enfocar la partida, pero luego pierde fuerza a lo largo del juego. Este es sin duda uno de los puntos flojos.

En realidad no es un juego de mucha estrategia ya que la evolución natural de las opciones suele ser bastante clara y simple. De hecho, aunque se tienen muchas opciones de construcción y desarrollo, tras jugar unas cuantas partidas las pantallas se vuelven repetitivas y se pasan casi todos los niveles haciendo lo mismo. En cuanto se encuentra un orden de construcción correcto, el juego pierde interés y se vuelve repetitivo.

En conclusión puedo decir que ha sido un juego que me ha gustado. Tiene una pequeña parte de estrategia pero es a la vez muy dinámico y no te hace pensar mucho. Puesto que los niveles no son muy largos hace que sea un juego interesante para pasar un rato entretenido pensando que puedes controlar tu propia isla y puedes convertirte en un autentico dictador. Sin duda es un juego recomendable.